Blogia
Grup de Solidaritat Jon Cortina

A dos años de espeluznante crimen, la impunidad continúa

(publicat al Diario Colatino el 03/07/2008)

 

Iván C. Montecinos

Suchitoto es una linda ciudad que sufrió la violencia de la guerra civil de los años ochenta y que posterior a los Acuerdos de Paz tomó un nuevo impulso, sobresaliendo como destino turístico en el ámbito nacional e internacional. El dos de julio de 2006, fue impactada con la espeluznante noticia del asesinato de los ancianos esposos Juana Monjarás y Francisco Antonio Manzanares, padres de Marina, mejor conocida como “Mariposa”, legendaria ex locutora de las radios Venceremos y Farabundo Martí.

Fresco está en mi memoria lo que pasó en los días anteriores a ese horrendo crimen, cuando Marina muy entusiasmada me pidió le prestara unas fotografías sobre la guerra, para ser expuestas en la inauguración de su restaurante “El Papalut”, programada para el 24 de junio de 2006.

Tal como estaba previsto, la inauguración del Papalut se llevó a cabo en la fecha indicada, con la asistencia de numerosos invitados que se entusiasmaron por el local y la oferta cultural que ahí se presentaría, los augurios eran de optimismo y éxitos para  la apertura de un nuevo espacio que ampliaba la oferta turística de la ciudad con rasgos coloniales. Por supuesto, ésta inauguración contó con la distinguida presencia de “Don Paco”, un hombre de 79 años, de mirada sincera, que se sentía muy orgulloso del ambicioso proyecto que esperaba desarrollar su hija Marina.

Todos los planes sobre El Papalut, que Mariposa se había trazado con un gran esfuerzo y sacrificio, fueron interrumpidos abruptamente nueve días después de la inauguración, cuando ese triste domingo dos de julio, se conoció la muerte de sus padres, quienes fueron salvajemente torturados y asesinados al mejor estilo de los siniestros escuadrones de la muerte. Este abominable hecho sacudió la sociedad de Suchitoto, que no alcanzaban a comprender cómo era posible que se hubiera producido un acto de semejante magnitud y que ponía en entredicho la tranquilidad de la que se jactaban los habitantes de esta pintoresca población.

Dos años han transcurrido desde aquel fatídico primer domingo de julio y hasta este momento las investigaciones de la Fiscalía General de la República aún no arrojan ningún resultado sobre el esclarecimiento de quiénes fueron los responsables de haber cometido este asesinato. Todo se encuentra, como suele suceder en este país, en una real impunidad.

Por su parte, Marina Manzanares, fue obligada a cerrar su prometedor negocio y a los pocos días de los hechos forzada a abandonar el país ante las frecuentes amenazas de muerte que recibió junto a su pareja. Ella, durante este tiempo en el exilio ha estado  desarrollando una permanente campaña de denuncia a nivel internacional contra la Fiscalía General, demandando el esclarecimiento del asesinato y el juicio y castigo para los asesinos de sus padres, pero no ha encontrado ninguna respuesta satisfactoria.

En ese marco, Marina le envió una carta en noviembre de 2007 al Fiscal Félix Garrid Safie, en la que se refería a las declaraciones que el fiscal Walter Ruiz, de la Unidad del Crimen Organizado, le había ofrecido a un periodista de El Diario de Hoy diciendo: «Ella no ha contribuido a que le demos robustez a su hipótesis. Su pertenencia al FMLN y porque fue locutora de Radio Venceremos es lo que la hace inferir de que se trata de un crimen político. Pero no ha dado razonamientos que a nosotros nos haga inferir que se trata de eso… Por ahora, se escudriña la posibilidad de que el asesinato se haya derivado de problemas o intereses familiares. En esa línea de investigación, la principal sospechosa es Mariposa”.

Estas declaraciones fueron contundentemente desmentidas en esa carta por Mariposa: “Comprenderá señor Fiscal que estas declaraciones, además de contener absoluta falsedad, son malintencionadas, irresponsables y causan una grave revictimización en mi persona y en mi familia; declaraciones que no solo ofenden mi honor, sino que causan un nuevo dolor por atreverse a decir que están investigando la posibilidad de mi participación en ese horrendo crimen”.

Al finalizar la misiva Marina exponía su rechazo a las acusaciones mal prefabricadas del fiscal Ruiz y pedía que se le sacara del caso y que fuera procesado por el delito de difamación y calumnias. Ya han pasado más de ocho meses desde que esta carta fue enviada y hasta el momento el Fiscal General no ha ofrecido ninguna respuesta y nada se conoce sobre las últimas investigaciones hechas sobre este crimen.

Este dos de julio se cumplieron dos años de total ausencia de justicia e impunidad en el caso Manzanares- Monjarás y el hecho fue recordado en Suchitoto  con un Festival Artístico Cultural y con el foro “Basta de Impunidad y Represión”, realizado en el auditórium Herbert Anaya Sanabria de la facultad de Derecho de la Universidad de El Salvador. Además, el seis de julio se oficiará una misa conmemorativa a las 10 de la mañana en la cripta de Catedral Metropolitana.

¿Hasta cuándo en nuestro país será realidad aquello de una pronta y efectiva justicia?, ¿Cuántos años tendremos que esperar para ver señales positivas de las autoridades? Hoy por hoy esos funcionarios parecieran estar demasiado ocupados en desenmarañar casos políticos, como el publicitado FARC y FMLN; y se despreocupan por esclarecer hechos como el que aquí mencionamos y otros de gran trascendencia para la sociedad salvadoreña, tal es el caso del asesinato de la niña Katia Miranda, próximo a prescribir.

“Y ahora escribe” Iván C Montecinos, periodista, colaborador de Diario Co Latino y Raíces.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres